El pasado 2 de octubre de 2020 la Superintendencia de Sociedades (la “Superintendencia”) expidió la Resolución No. 100-006261 (la “Resolución”) por medio de la cual derogó las Resoluciones No. 100-002657 de 2016 y No. 200-000558 de 2018 y estableció nuevos criterios para determinar las sociedades que deben adoptar programas de transparencia y ética empresarial.

  • Criterios para determinar cuáles sociedades deben adoptar los programas de transparencia y ética empresarial

La Resolución dicta que estarán obligadas a adoptar un programa de transparencia y ética empresarial las sociedades vigiladas por la Superintendencia que cumplan con los siguientes dos requisitos:

  1. Negocios o transacciones internacionales: En el año calendario inmediatamente anterior hayan realizado negocios o transacciones internacionales, entendidas como cualquier negocio o transacción con personas naturales o jurídicas extranjeras de derecho público o privado. Precisa la Resolución que dichos negocios o transacciones internacionales podrán ser realizados directamente o a través de un intermediario, contratista, sociedad subordinada o sucursal. Agrega la Resolución que los negocios o transacciones internacional deberán ser iguales o superiores 100 SMMLV.
  2. Ingresos o activos totales: En el año calendario inmediatamente anterior haya obtenido ingresos o tengan activos totales iguales o superiores a 40.000 SMMLV.

Es de anotar que la Resolución eliminó el criterio que establecía la necesidad de que la sociedad perteneciera a determinados sectores económicos (farmacéutico, infraestructura y construcción, manufacturero, minero-energético y tecnologías de la información y comunicaciones) y además cumpliera con alguno de los criterios referentes a ingresos brutos, activos totales o empleados.

  • Plazo para la adopción de los programas de transparencia y ética empresarial

La Resolución establece que las sociedades que a 31 de diciembre de cada año cumplan con los criterios arriba mencionados dispondrán hasta el 30 de abril del año siguiente para adoptar el respectivo programa.

De esta manera, la Resolución redujo el plazo para adoptar el programa de transparencia y ética empresarial 2 meses, en el entendido de que antes las sociedades tenían hasta el 30 de junio del año siguiente.

Quedamos atentos a cualquier asistencia que requieran en relación con lo aquí dispuesto. Para este fin, podrán contactar a Jaime Moya (jmoya@goh.law) o Steffany Serebrenik (sserebrenik@goh.law).

La anterior información se ofrece como un servicio de información a nuestros clientes y no constituye asesoría legal.